Las Termas de Sotomó, son pozones naturales ubicados en la zona intermareal en la ladera norte del Estuario de Reloncaví. Localizadas en la falla Liquiñe-Ofqui, son aguas clorurada-sódicas con una temperatura promedio de 41°C, un pH ligeramente alcalino (7.94), son aguas termales de régimen continuo con un leve olor azufrado y burbujeo intermitente de CO2. Análisis químicos actuales indican los siguientes resultados: Litio: 0.02, Sodio: 800, Potasio: 30, Magnesio: 12, Calcio: 144, Fierro: 1.64. Todos los valores expresados en miligramos/Litro (Ruiz, 2015).

Las primeras informaciones de las termas fueron publicadas por Francisco Fonck en su libro “Aguas Minerales. Breve noticia sobre varias de ellas descubiertas en la cordillera de Llanquihue” en 1869. Posteriormente, Ingnacio Domeyko publicó en 1871 los resultados de sus estudios sobre las Termas de Sotomó en su libro “Las aguas minerales de Chile”. Sin embargo, estas termas son conocidas y usadas por los Huilliches desde hace siglos, que las utilizaban por sus propiedades medicinales.